miércoles, 16 de febrero de 2011

Los mundos mágicos

Después de una larga semana de trabajo (y un poquito más), aquí estoy de nuevo para seguir con la historia que empecé hace unos días. Me dejé por contaros cómo hacer que unos niños se sientieran especiales durante su lucha contra el cáncer. Qué difícil parece, ¿verdad? Lo cierto es que no les podemos curar el cáncer, pero sí que les podemos ayudar a un nivel más emocional. Podemos transformar los hospitales y llenarlos de color. Podemos hacerles sentir un poquito más cómodos. Podemos crearles mundos mágicos que les inviten a soñar y les permitan seguir siendo niños. Eso sí que podemos. Podemos hacerles sonreír. 

ConKerr Cancer at Childrens Hospital Boston
Imagen cortesía de conKerr cancer

Todo empezó cuando a Ryan le diagnosticaron un cáncer de hueso con tan solo 12 años. Su vida cambió para siempre. Su madre, Cindy Kerr, que no sabía qué hacer por su hijo, decidió empezar a coser fundas de almohada para alegrar la habitación del hospital, en la que Ryan tenía que pasar meses seguidos. A Ryan le encantaban y siempre le sacaban una sonrisa.

DSCN0061
Ryan Kerr y las fundas de almohada. Imagen cortesía de conKerr cancer.

Cindy fue cosiendo más y más fundas de almohada y un día empezó a repartirlas entre los demás niños del hospital. Así nació conKerr Cancer en el 2002. Durante los 6 años después de su diagnóstico, Ryan luchó contra 5 recurrencias del cáncer, pasó por 30 meses de quimioterapia, 15 operaciones, en una de las cuales le tuvieron que amputar una pierna, hasta que finalmente falleció hace tres años. Pero Ryan era especial, no se dejaba vencer con facilidad, y parece ser que era un aventurero, al que le encantaba esquiar, aun con una pierna protésica. A Ryan le gustaban las aventuras y vivió su vida al máximo y con alegría. Es realmente una inspiración. Hay muchos niños como Ryan, de esos que pese a su corta edad tienen que encajar cosas que uno piensa de adultos, de esos que aprovechan la vida que tienen por delante y que no hacen que la cantidad de tiempo sea lo que importe sino la calidad. Ryan dejó detrás a una familia que desbordaba amor y que se encarga de repartirlo en forma de funda de almohada. 

conKerr cancer empezó en Philadelphia (USA) y en poco tiempo creció por todo Estados Unidos, se expandió a Canada y a Sudáfrica, y recientemente (Agosto de 2010) cree la primera sucursal en Europa, en concreto en Oxford. A día de hoy, se han repartido un total de 300.000 fundas de almohada por el mundo. Las fundas son para los niños, que se las llevan a su casa al finalizar su estancia en el hospital. Algunos niños les toman mucho cariño, ya que para ellos son algo especial, como lo puede ser un peluche o cualquier otro objeto del que uno se encariña cuando es niño. Algunos piensan incluso que es una funda mágica y la tienen que llevar consigo a todas partes.

ConKerr Cancer at Dana Farber
Imagen cortesía de conKerr cancer.

Cuando llevé la primera tanda de fundas al hospital (hechas en grupo en un evento que organizamos), las enfermeras no se imaginaban lo que les traía. Se emocionaron tanto que empezaron a sacar las fundas de sus bolsitas de plástico para verlas mejor y se las iban pasando de unas a otras asombradas. Ese es el efecto de las fundas de almohada. No dejan a nadie indiferente. Además, a las enfermeras les encanta repartirlas, y es que quizás sea una de las pocas cosas agradables que puedan hacer en su trabajo. Al ratito de estar en la sala de juegos, donde había repartido las fundas de almohada sobre una de las mesas, entró una niña por la puerta.

Lilly's pillowcase

Lilly tenía no llegaba a 2 años, la sonrisa le había desaparecido de la cara debido a su enfermedad. Se había pasado prácticamente toda su vida en el hospital, yendo y viniendo a que le dieran un tratamiento contra su forma de cáncer. Ella entró en la sala de juegos acompañada de su madre que iba empujando un gotero, directamente conectado al corazón de Lilly. Ella era chiquita, rubia, con pelo rizado y caminaba solita cogida de su mamá. Lilly fue la primera. A ella le gustaron los animales de colores. Cogió su funda de almohada (la de la foto), se la metimos en su fundita de plástico para que no se ensuciara, y se fue a jugar a una de las mesitas a su medida con la mano que le quedaba libre. No quiso soltar su fundita de almohada mientras jugaba, porque era suya y la había elegido ella.

Esa misma tarde todos los niños del departamento de oncología dormían sobre una de las fundas que habíamos hecho. Lo habíamos conseguido, habíamos llenado el hospital de color.

Este proyecto, es un proyecto de sonrisas, de color, de sueños y esperanza. Nuestra intención es llenar todas las habitaciones del departamento de oncología de colores y crear un lugar más acogedor para los niños enfermos de cáncer. Nuestra idea es hacerles soñar con cada funda de almohada, incentivar su imaginación y lo que les guste a la vez que enviamos un mensaje de amor y cariño a los niños y a sus padres. Porque a nosotros nos importan, y eso no tiene precio. 

Cuando somos pequeños tenemos una gran imaginación y nos basta muy poquito para desencadenarla. ¡Creemos pues mundos mágicos para los niños en forma de funda de almohada!

bookcover

¿Os unis a nuestra aventura?


P.S: En breve os cuento como se pueden hacer las fundas, para los que estéis interesados en colaborar con este o con otro centro de conKerr cancer. Es muy muy fácil y muy divertido. Hasta la gente que no sabe coser puede hacerlas. Para los que no quieran esperar y sepan inglés podéis ver instrucciones paso a paso y un video AQUÍ. Lo más importante es elegir una tela muy muy alegre y llena de color. Eso y un poquito de amor son los ingredientes para este proyecto.

16 comentarios:

Pumuky dijo...

Vaya,no se muy bien que decir,solo que me has echo llorar.
Ya te segui en el proyecto de los numeros y te voy a seguir en este.
Con tu permiso o sin el voy a copiar esta entrada en mi blog para difundirlo un poquito mas.
No se si hay algun centro en España, pero de momento te sigo, asi que espero instrucciones.
Carol

Loli Indalecio dijo...

Pues venga, a ver como lo hacemos, con la de telitas monas que me freno de comprar porque son para niños, pues mira, la excusa perfecta para dar cariño!

Mary Ángeles dijo...

Yo me uno también a la idea, los hospitales son muy tristes, y cuándo se tiene que estar una temporada larga cualquier cosa para hacer sonreir es buena...

Mc dijo...

Silvia,
que post tan lindo y especial! te conocí por Jackie y desde entonces te sigo.
Para contarte un poquito de mí... A Jackie la conocí porque mi hija mayor y Valeria estudiaron juntas cuando eran muy pequeñas... casualmente en el mismo año 2005 emigramos ella a Montreal y yo a Madrid. Desde entonces trabajo aquí en una farmacia.
Una de mis clientas preferidas se llama Lucía y estoy muy sensibilizada con su caso. Si quieres saber más de ella métete aquí:
http://www.caringbridge.org/
y en visit website coloca:luciaescobar
ahí entenderás porque te cuento todo esto y me ha llamado tanto la atención tu entrada de hoy.
Actualmente ella recibe su tratamiento en el hosp. Montepríncipe, la visito mucho y estoy muy involucrada con el departamento de oncología pediátrica de ese lugar.
Así que tu idea me parece maravillosa!!! mágica!!
Quiero llevarle a todos esos niños ilusión con las fundas que describes, así que espero tu futura entrada para ponerme a trabajar en ello... que ilusión!!!
un besito!
Gracias Silvia por estos post solidarios que me encantan!

Mc dijo...

mi email por si quieres contactarme: mariaconchitaalvarez@yahoo.com
besos

Alesi dijo...

Unámonos a la causa y demos un poco de alegría a esos niños.

En espera de tu próxima entrada.

Besitos.

pati dijo...

Sylvia, me has dejado sin palabras. Ya me imaginaba que lo que hacías era hermoso y muy significativo, pero leerte y ponerle un rostro a los niños que han inspirado esta bella iniciativa me han arrugado el corazón.

Yo, lo único que sé coser a duras penas es un botón... pero trataré de colaborar en lo que pueda. Ya me di una vuelta por el blog y me he quedado animada y asustada a la vez.

Esperaré tu próxima entrada.

Besos gigantes.

Vane dijo...

Qué bonita entrada Sylvia!! Yo ya te dije que quiero colaborar, no sé ni cuándo ni cómo (por aquí no venden telas bonitas, tengo que ir a otras zonas), pero cuenta conmigo :-)

Un beso fuerte!!

Anónimo dijo...

Silvia que bonitooo, tengo el corazon arrugadito...te felicito eres magia para todos esos ninos y ojala todos podamos ayudar de alguna manera, llegue aqui por pati y me he quedado enganchada con tu blog...no dejes de contarnos como va el dia a dia en el departamento de oncologia, me encataria algun dia compartir con esos ninos!!!
Marisol

Pececito arcoiris dijo...

Hola!, yo también te encontré por Jackie y Crafthope. Y la idea de las fundas de almohada me encanta, solo que no sé si en España aceptan esto en los hospitales...Quizá Mc nos lo pueda aclarar. Yo tengo un vecinito, de la edad de mi hija, que también tiene cancer...pero me da cosa preguntarle directamente a su mamá, no la conozco demasiado.Y sin embargo me encantaría poder alegrarles un poquitín ni que sea.

Labuhardilladelosduendes dijo...

Un proyecto hermoso el tuyo. Debes sentirte muy bien por dentro porque no hay nada más reconfortante que hacer sonreir a un niño que ha perdido la sonrisa.

Un abrazo

Sylvia dijo...

Pumuky (Carol), muchas gracias!! Lamentablemente de momento no hay ningún centro en España. Seguimos siendo el único en Europa. Pero si a alguien le interesa crear uno le puedo explicar como proceder, pero se debe de poder garantizar la continuidad y no una entrega única.

Loli, bienvenida!! Y bien dicho!!

Mary Ángeles, muchas gracias y bienvenida!

Mc, casualidades de la vida. Lamentablemente hay muchas Lucías en el mundo, cada una con una historia diferente pero todas con algo en común, que es su fuerza vital pese a ser tan pequeños. Me conmovió su historia y me hizo llorar. Es increíble que esto le pase a alguien tan pequeño, pero desgraciadamente así sucede cada día. Muchas gracias por compartir la historia de Lucía y hacer que otros la conozcan. Son pura inspiración estos niños!

Alesi, muchas gracias linda!

Pati, tu siempre tan linda, ya te voy contando!!

Vane, no te preocupes que la iniciativa no caduca y lo importante es poder disfrutar con ella. Ya sé que tienes mucho trabajo, así que poco a poco y cuando te venga bien.

Marisol, muchas gracias y bienvenida!!

Pececito, en España aún no hay ningún centro donde acepten almohadas, pero más que nada porque nunca antes se lo habrán planteado. La idea es que las fundas se les den a los niños que tienen que quedarse a pasar noche en el hospital, y luego los niños se la llevan a su casa cuando se van, ya que esa funda la eligen ellos.

Labuhardilladelosduendes, muchas gracias por tus palabras y bienvenida por aquí!

Besitos a todas y muchas gracias por vuestros comentarios!!

Anónimo dijo...

Muy bonito Sylvia.
Has emocionado a un tío del Cabañal como yo.
Soy Marce.
Saludos para los dos de parte de Eva y míos.

món cosit a mà dijo...

Tengo el corazón en un puño!! Me has emocionado..

REME dijo...

Me he emocionado muchisimo y ahora me doy cuenta de que habiendo tenido una madre modista fantástica yo solo sepa coser un botón... me encantaria elaborar estas almohadas tan maravillosas..seria genial...

el rincón del arte. Cristina. dijo...

Acabo de encontrarme con esta bonita iniciativa pero veo que la entrada es de hace un año. ¿se puede participar?
saludos!