miércoles, 13 de noviembre de 2013

Hibba quería un calcetín rosa


Christine (especialista en juegos del departamento de oncología del hospital infantil de Oxford) y Hibba con su calcetín rosa.

Hibba tenía 3 años cuando la conocimos. Estaba con su papá en la sala de juegos del Departmento de Oncología infantil del hospital de Oxford jugando con plastilina, rosa, por supuesto. Se podía ver en su rostro el cansancio de sobrellevar su enfermedad, pero no por ello dejaba de ser niña, aunque tuviera un gotero conectado directamente al corazón y que la acompañaba a todas partes durante las sesiones de quimioterapia.


Antes de nochebuena, mis ayudantes y yo llegamos cargados de calcetines, 123 para ser exactos, mandados desde distintas partes del mundo (gracias infinitas). 

Junto a Hibba nos esperaba la especialista en juegos (Christine), la encargada de las comunicaciones del hospital y un fotografo del Oxford Mail, el periódico local, para presenciar la entrega de calcetines de 2012. Sí, ¡salimos en el periódico! Este de abajo es el artículo que publicaron.




Y estos somos nosotros el día de la entrega. ¡Más felices que unas perdices!


De izquierda a derecha: Christine, yo, Sergio y Val



Nuestro objetivo era llevar la navidad a todo el hospital infantil, a cada niño enfermo que tuviera que permanecer hospitalizado en nochebuena. Lo que queríamos era despertar sonrisas en sus rostros. Y el objetivo fue superado con creces, ya que pudimos mandar calcetines a otro hospital infantil en Londres, para enfermos de cáncer.



Hibba fue la primera en elegir el suyo y tenía muy claro que lo quería rosa. Eligió uno con una estrella blanca sonriente. Otra niña que había en la sala también quiso elegir el suyo. Rosa, por supuesto. 

Normalmente se los damos a Christine y posteriormente las enfermeras meten regalitos en los calcetines. Los guardan todos en una habitación hasta nochebuena. Esta es la habitación de los juguetes. Mi abuela tejió estas cositas para rellenar los calcetines de los más pequeños.


Y este es el montón de juguetes que cada año donan las empresas de juguetes de la zona. Con ellos se llenan los calcetines que se reparten el 24 de diciembre por la noche. El 25 pasa Papá Noël y reparte personalmente un regalo más grande. Papá Noël nunca se olvida de los niños enfermos.



Todos y cada uno de los calcetines recibidos hicieron que este día fuera posible. En nombre de los niños... ¡MIL GRACIAS!

Este año repetimos, por supuesto. Si te apetece participar déjame un mensaje con tu email en los comentarios para que me haga una idea de la gente que participará y pueda mandarte la dirección postal donde mandar tu calcetín. En Julio empezamos a recibir los primeros para estas navidades y ya tenemos 32 (os los enseño pronto). Yo creo que este año podremos llegar a más niños enfermos.

Siento no haber venido a contaros esto mucho antes. He estado apartada del mundo virtual durante un tiempo... justo el suficiente para tener un precioso bebé en mis brazos (literalmente) llamada Olivia y que cumplirá dos meses la semana que viene. Pero eso os lo cuento otro día. Hoy venía a hablaros de Hibba y de su calcetín rosa. ¿Y vosotros? ¿De qué color es vuestro calcetín?

viernes, 11 de enero de 2013

Mi navidad

Christmas is the season of love
Oxford Circus, London

¡Feliz año nuevo 2013! Espero que este año os traiga todo lo mejor y sobre todo muchísima salud y amor.

Aunque algo tarde, vengo a contaros como fue mi navidad. Este año pasamos la navidad en Oxford y tuvimos unos invitados de lujo: mi papá y Cris (su pareja) vinieron a celebrar estos días con nosotros. Como ya sabéis, mi época pre-navideña empieza allá por octubre, con la organización de los calcetines de navidad para el hospital infantil. Este era el tercer año consecutivo y (aunque está mal que yo lo diga) fue todo un éxito y superó con creces las expectativas (más sobre esto en la próxima entrada que viene con sorpresa incluída).

A mí me divierte todo lo que se hace a mano y me encanta preparar mis felicitaciones navideñas cada año. Estas son las de los años pasados. En el 2010 hice un diseño de origami y en el 2011 hice dos diseños distintos con fieltro, cinta y botones.
tarjetasnavidad2
Este año no tenía tiempo material para algo muy elaborado, asi que elegí una foto que representara nuestra navidad aquí y la llevamos a imprimir. Luego la pegué con celo de doble cara sobre unas tarjetas muy monas que encontré y este fue el resultado. Aunque según parece el servicio de correos no ha sido el más rápido...
tarjetacollage
Estas son las decoraciones de navidad de Oxford Street, en Londres y representan el paragüas de Mary Poppins (¿o creíais que representaba la lluvia que tuvimos en navidad?).

Estos fueron días de visitar pueblecitos ingleses, mercados de navidad, ver películas comiendo palomitas de caramelo (Sergio hace las mejores del mundo mundial y nos tenía a todos adictos), y cocinar muchas cosas ricas.

Los mercados de navidad me fascinan. Siempre están llenos de cosas y personas que fotografiar en un entorno único. El año pasado fuimos al de Bath, que es uno de los más bonitos de Europa.

Santa's helpers  Mercado de navidad de Bath, 2011

Este año fuimos a visitar el mercado de navidad de Winchester, que ponen a los pies de la catedral. Era precioso, al igual que la ciudad que es famosa por tener la mesa redonda del rey Arturo.
winchestercollagesmall

También visitamos otras ciudades de la zona como Cirencester, Great Tew, Avebury, Malborough y Bampton, todas decoradas como si las fueran a regalar.
collage3
Avebury es conocida por su círculo de piedras que engloba la ciudad. Es tan impresionante o más que Stonehenge y lo mejor, es gratis. Great Tew es un pueblito en medio de los Cotswolds con cottages, que son casitas de ensueño con techo de paja y donde me habría quedado a vivir. Bampton es donde filman la serie Downtown Abbey y es una monada de pueblito que os enseñaré otro día. Allí, lo que más me llamó la atención fueron las coronas navideñas en todas las puertas del pueblo, a cual más bonita.

Estas navidades entre pastel y pastel y tiro porque me toca (¿quién dijo que los pasteles sin gluten no estaban ricos?) he aprendido a hacer croquetas de pollo. Le tenemos que dar las gracias al pavo, que no era pavo sino capón, pero que todos nos empeñábamos en llamar pavo o Harry. Harry fue rellenado con una mezcla de castañas, miel y carne y metido al horno con una manzana en el pompis. Estaba buenísimo.

Tenía que ser para cuatro personas pero resultó que era para seis, así que nos alimentó durante casi una semana a cuatro personas (Gracias Harry). Sus pechuguitas se convirtieron en unas suculentas croquetas que tuvieron mucho éxito. Las gracias también se las tengo que dar a Ivana de My little things por la deliciosa receta que transformé un poco para que fueran sin gluten (no se notaba la diferencia en absoluto). Lo siento, no hay fotos, porque no quedó ni una. Mi papá y yo también nos aventuramos en hacer marrons glacés, porque nos encantan. Y hoy por fin se acabó el proceso y están espectaculares. Seguro que repito. La pena es que mi papá no los pudo probar, pero yo le contaré como saben y haré el esfuerzo de comérmelos todos porque a Sergio no le gustan.

Así lucía nuestro árbol el día 25 de Diciembre, con todos los regalitos.
navidad2012 Durante mi semanita de vacaciones también acabé unas cosas que tenía pendientes desde hace tiempo. Hace tres años empecé el calcetín de navidad de Sergio y ya no quedaba más que ponerle la tira para colgarlo. Lo acabé el mismo 24 para poder meterle algunas sorpresas dentro (y para que no me dijera el año que viene que hago todos los calcetines menos el suyo...). También acabé una bufanda para Sergio (mi primera bufanda de punto con una lana que fue amor a primera vista: Sweet harmony de Amy Butler) y la colchita de patchwork para mi papá. Esta última costó un poquito más (la empecé probablemente en el 2007 o antes) y no hay ni foto porque seguí cosiendo hasta que salieron por la puerta camino al aeropuerto.

Sergio recibió lo que pidió: comics y libros, entre ellos unos libros de su infancia que adora y que hasta la fecha no los habían vuelto a editar (y que fueron total sorpresa): "Jim Botón y Lucas el maquinista" y "Jim Botón y los trece salvajes" de Michael Ende. Mi papá se llevó su ansiada colcha, chocolates, y una fundita de almohada. Cris se llevó otra fundita, unas cremas de manos y un libro de fotografía que me encanta.

Este año me he debido de portar muy muy bien porque me han traído y hecho muchos regalos. Mi papá me montó un tablón rústico para hacer fotos y me regaló (junto con Cris) un reflector y otras cositas. Aviso que no es recomendable abrirlo sin cuidado, porque te puede dar en toda la cara cuando se despliega con emoción. Y a mí me hicieron muy felices los libros que pedí, entre ellos Making an impression de Geninne y Small Plates and Sweet Treats de Aran Goyoaga (todas sus recetas sin gluten y una maravilla para los ojos), ambos altamente recomendables.

¿Y vosotros?¿Os portastéis bien?

P.S 1: En esta entrada aparecen algunas de las fotos que subí al mural de La vuelta al mundo. Si queréis ver la navidad en el mundo, no dejéis de visitar a Jackie en Casi en Serio donde hay una lista de los blogs participantes y nos cuenta como pasó sus navidades en New York. ¡No os lo perdáis!
P.S 2: Para empezar bien el año, decidí rediseñar el blog. Hay algunos botones vacíos que llenaré pronto...
P.S 3: Propósito de año nuevo, contar más cositas en este blog.
P.S 4: En el próximo post os enseñaré lo que pasó durante la entrega de calcetines.

martes, 25 de diciembre de 2012

¡Feliz Navidad!

Merry Christmas! 
¡Os deseo a todos una muy feliz navidad! Espero que este día os traiga momentos únicos compartidos con vuestros seres queridos.

domingo, 23 de diciembre de 2012

En nombre de los niños...

Muchas gracias!

Entre el jueves y el viernes estuvimos ultimando los preparativos para la entrega de ayer. Mis elfos y yo nos encargamos de hacer etiquetas para los 123 calcetines, de coser los bucles que faltaban en algunos, de fotografiarlos todos y de repartirlos para que llegaran a cuantos más niños mejor.

Christmas stockings for all the children
Así es como lucen 123 calcetines juntitos...

Cada calcetín era único, con estilo propio, con derroche de creatividad, y se notaba que había mucho amor en cada puntada. Este año hemos llegado a más niños que nunca, y eso es gracias a cada uno de los calcetines que habéis mandado con tanto cariño. 63 calcetines han ido a parar al hospital infantil de Oxford, 50 a la unidad de cuidados intensivos neonatal, y 10 a la unidad oncológica infantil del hospital The Royal Marsden de Londres, cubriendo los tres centros en su totalidad. ¡Esto ha sido todo un éxito!

Gracias de corazón por esta masiva participación, que de verdad me ha emocionado muchísimo.

Si habéis mandado calcetines y no estáis en la lista, significa que no llegaron a tiempo para este año, pero que sepáis que se guardarán para el año que viene. Esta es la lista final de los que han sido entregados:

ESPAÑA
Verónica, Paqui y Ana (Valencia) -
Mati (Valencia) - 1
Sheila y Yuri (Valencia) - 1
Clara (Castellón) -
Sory y Xavi (Barcelona) - 10
Matilde (Barcelona) - 14
Manoli (Barcelona) - 1
Arnaldis (Barcelona) - 1
Cristina y Helena (Barcelona) - 4
Anna (Little Muna) (Tarragona) - 1
Gemma (Tarragona) - 1
Inés y su taller de calcetines formado por niños y adultos (Mallorca) - 6
Pilar y Mar (Salamanca) - 2
Mari Carmen (Salamanca) - 1
Carmen (Alicante) - 1
Inma y Marijose (Vizcaya) - 2
María y su hija Sofía (Murcia) - 1
Laura (Zamora) - 1
Vanesa y su hija Marina (Madrid) - 4
Cristina (Madrid) - 8
Yolanda (Madrid) - 3
Sonia y Virginia (Madrid) - 5
Isabel (Madrid) - 2

BÉLGICA
María (Waterloo, Bélgica) - 2

LUXEMBURGO
Lucía (Luxemburgo) - 1 * Lucía es nuestra voluntaria más joven, con tan solo 3 años...

FINLANDIA
Conchi y sus compañeras de trabajo Helena, Lucia, Edina y Sonia (Helsinki, Finlandia) - 23

CANADA
Pati (Montreal, Canada) - 2

REINO UNIDO
Patricia (Edimburgo, Escocia, U.K.) - 1

Y aquí en Oxford aún seguimos cosiendo, pero estos son los que están listos:
Val (5), Catalina (2), Amalia (1), Sergio (1) y Sylvia (4) - 13

TOTAL : 123


Todos y cada uno de los calcetines serán repartidos por las enfermeras entre los niños enfermos en nochebuena, y eso me pone extremadamente feliz. 123 calcetines, una entrega entrañable y que os tengo que contar en detalle. En los próximos días os iré mostrando todas las maravillas recibidas. 

Y... ¡tengo una sorpresa! ¡Os la enseño el 24! Mientras tanto, disfrutad de estos días en familia, haciendo cosas divertidas, creando momentos únicos y sonriendo mucho, porque entre todos hemos hecho algo grande y esto hay que celebrarlo.

martes, 18 de diciembre de 2012

Sin palabras

Preparándose para el gran día
Paquete y tarjeta enviados con mucho cariño por María y Sofía desde Murcia

No tengo palabras para expresar mi gratitud hacia todos y todas los que habéis enviado/hecho calcetines y/o difundido nuestra iniciativa. Aquí cada día es Navidad. Mi casa parece un taller de papá Noël en estos momentos. Cuando lleguen mi papá y Cristina mañana desde España (con el turrón), vamos a tener que hacerles un hueco en el taller, y por supuesto les daremos el gorro de elfo y los pondremos a preparar calcetines a ellos también (ssshhh... ¡es un secreto!). Hay que entregarlos este viernes, asi que el taller estará a tope hasta entonces.

Cada día llega el cartero con varios paquetes. Hoy llegaron 4 paquetes con 17 calcetines, ayer 3 con tres calcetines, antes de ayer 4 con un total de 21 calcetines. Algunos llegan envueltos y con tarjeta como el de la foto, que no he podido evitar fotografiar antes de abrirlo. Se nota el cariño que le habéis puesto a cada calcetín, en todos esos detalles cosidos con mucho amor. A día de hoy hemos recibido y hecho un total de 89 calcetines. Cada carta que me mandáis, cada calcetín, me pone lágrimas en los ojos de felicidad. No me puedo creer que seáis tantos y que tanta gente haya respondido a mi llamada. Los calcetines son más bonitos que nunca y cada uno tiene su estilo propio desbordando creatividad. Os los enseñaré en breve.

¡Mil gracias! Porque cada calcetín que habéis hecho, cada persona a la que se lo habéis contado, cada grupo que habéis creado, ha hecho que esto sea posible. Vosotros habéis traído la magia de la navidad a los niños enfermos un año más.

Mis cálculos me dicen que este año pasaremos de los 100 calcetines. Y por eso, este año vamos a llegar a muchos muchos más niños y vamos a cubrir no sólo el hospital infantil, sino que vamos a ir más allá. 100 calcetines, 100 niños, 100 familias, y muchísimas sonrisas. Las suyas, las nuestras, y las de ellos.

En estos días en los que el mundo parece haberse vuelto loco y hay cosas incomprensibles que suceden a nuestro alrededor, vosotros habéis devuelto la esperanza de que un cambio es posible, de que estos niños importan, y eso no tiene precio. Hoy, gracias a todos vosotros, el mundo es un mejor lugar donde vivir, porque si bien hay muchos locos sueltos que se lian a tiros contra niños inocentes, también hay mucha MUCHA gente de gran corazón dispuesta a dar y a ayudar a aquellos que lo necesitan, aunque no los conozcan. Y es por eso, que hoy, este acto que habéis hecho cada uno de vosotros tiene aún más valor. Y hoy le demostramos al mundo que hay mucha bondad y hay esperanza.

Quizás el año que viene se me ocurra una idea mejor para que podáis ver como van llegando calcetines y si llega el vuestro. De momento, lo que voy a hacer es poner aquí la lista de los que hemos recibido hasta la fecha, y la iré actualizando conforme vayan llegando. Ahí va...

ESPAÑA
Verónica (Valencia) -
Manoli (Barcelona) - 1
Cristina y Helena (Barcelona) - 4
Anna (Little Muna) (Tarragona) - 1
Gemma (Tarragona) - 1
Inés y su taller de calcetines formado por niños y adultos (Mallorca) - 6
Pilar y Mar (Salamanca) - 2
Mari Carmen (Salamanca) - 1
Carmen (Alicante) - 1
Inma y Marijose (Vizcaya) - 2
María y su hija Sofía (Murcia) - 1
Laura (Zamora) - 1
Vanesa y su hija Marina (Madrid) - 4
Cristina (Madrid) - 8
Yolanda (Madrid) - 3
Sonia y Virginia (Madrid) - 5
Isabel (Madrid) - 2


BÉLGICA
María (Waterloo, Bélgica) - 2

LUXEMBURGO
Lucía (Luxemburgo) - 1 * Lucía es nuestra voluntaria más joven, con tan solo 3 años...

FINLANDIA
Conchi y sus compañeras de trabajo Helena, Lucia, Edina y Sonia (Helsinki, Finlandia) - 23

CANADA
Pati (Montreal, Canada) - 2

REINO UNIDO
Patricia (Edimburgo, Escocia, U.K.) - 1

Y aquí en Oxford aún seguimos cosiendo, pero estos son los que están listos:
Val (5), Catalina (2), Amalia (1), Sergio (1) y Sylvia (4) - 13

TOTAL : 89
(Lista en construcción)

Y aquí va una lista con las entradas que hablan de esta iniciativa:

Kids Guay Lifestyle, Cosas que pasan en Helsinki, El Plegatín, En mi nube de azúcar, Viviendo en el Desván, Drapets (lista en construcción)

Una clarificación... los calcetines no son sólo para la unidad de oncología infantil, son para TODO el hospital infantil de Oxford.

Y este año, con el éxito, podemos tambien proveer de calcetines a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatal, que es casi tan grande como el hospital infantil entero. Aquí están los niños prematuros, muy chiquititos, con problemas muy serios, que luchan por su vida cada día. Y aunque ellos quizás son muy pequeños para darse cuenta de esto, sus papás, que están con ellos día y noche, seguro que apreciarán el detalle de que alguien se acuerde de su hijo/a y les mande un poquito de amor. Porque además, esta será su primera navidad, y es muy triste para las familias no poderla pasar con sus bebés en casa.

Y bien, os he dicho antes que este año me parece que superaremos los 100 calcetines, con lo que aún nos sobran cubriendo ambos centros... Como queremos llegar a tantos niños como podamos, los que nos queden irán a parar a uno de los hospitales oncológicos más importantes del país, la unidad pediátrica de The Royal Marsden en Londres. Y yo creo, que también podremos cubrir esta unidad al completo. Y si sobran más... pues entonces ya se me ocurrirá algo.

Los calcetines se donarán al hospital este viernes 21 de Diciembre. Aún tenemos mucho que hacer por aquí.

Se que decir GRACIAS es poco, pero no tengo palabras. ¡Sois increíbles!

P.S: si escribistéis sobre esta iniciativa en vuestro blog, dejadme el enlace en los comentarios este post para que os añada.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Los calcetines de Vero


vero1

Os presento a Vero. Y estos son sus calcetines. ¿A que son bonitos?

Vero es la prima de Sergio y vino a pasar unas semanas con nosotros a Oxford. A la pobre nos la tuvimos que dejar sola una semana en nuestro viaje relámpago a España. Me hubiese gustado haberle enseñado a hacer calcetines antes de irme, pero me fue imposible, así que estos los hizo en una semana, entre visita y visita. Yo creo que se divirtió.

vero2

Me habría gustado tomarle más fotos con sus calcetines, pero no hubo mucho tiempo, y estas las conseguimos 5 minutos antes de que se marchara. Están hechas en mi jardín.

¿Y vosotros?¿Cómo van esos calcetines? Sé que en algunos casos ya vienen de camino y por las fotos diría que son preciosos (¡Muchas gracias Inés!) y en otros casos los elfos de Papá Noël están trabajando muy duro (¡Muchas gracias Conchi!). No os perdáis este post de Conchi donde cuenta la que están armando en Helsinki.

Me pone super contenta que tanta gente quiera participar. Cada una de vosotras hace que este sea un mundo un poquito mejor donde vivir. ¡Mil gracias!

lunes, 12 de noviembre de 2012

Por una sonrisa tuya

gingerbreadmen

Quería haber venido antes a inaugurar (por fin) la campaña de calcetines de navidad de 2012 para el hospital infantil de Oxford. Desgraciadamente, el pasado 31 de octubre falleció mi abuelo Antonio y mi familia y yo estuvimos compartiendo estos momentos tan duros. Volvimos a Reino Unido el miércoles y no dejo de pensar en mi abuelito haga lo que haga. Con sus 91 años (y la cabeza lúcida por completo) y más de 60 años con mi abuela, terminó sus días en un hospital, rodeado de toda la gente que lo quería, de su familia. Llegamos justo a tiempo de verlo con vida, aunque ya no estaba consciente. Una hora después habría sido tarde. Esa hora, que yo habría estirado un poco más y que se me hizo muy corta, la pasé a su lado, cogida de su mano. Fue un privilegio poder compartir esos últimos momentos con él.

De mi abuelo me quedo con muchos recuerdos. Él siempre decía que había tenido una buena vida y que ya había vivido todo lo que tenía que vivir. Tuvo tres hijos y 6 nietos, de los cuales estaba muy orgulloso. Mi abuela lo cuidó excepcionalmente bien toda la vida, y hasta el final estuvo a su lado sin que le faltara nada. Sus últimos años ya no quería salir a la calle, que era una de las cosas que siempre le había encantado. No se encontraba muy bien para andar por ahí, pero le encantaba que lo visitaran y contar como había conocido a mi abuela y había conseguido que fuera su mujer.

Una de las cosas de las que me acuerdo constantemente es de su risa. Siempre andaba chinchando a mi abuela y se reía. Tenía un gran sentido del humor. Esa risa, no me la puedo quitar de la cabeza. La última vez que hablamos por teléfono tuve el privilegio de oír su risa. Porque la risa es una de las cosas más importantes que hay en la vida, especialmente cuando uno está enfermo. Porque la risa es contagiosa y se propaga a los de alrededor. Porque la risa nos hace encontrarnos mejor aún cuando estamos enfermos. Porque la risa es mágica, no importa la edad que uno tenga.

Yo daría lo que fuera por poder oír su risa una vez más.

Es por eso, por una sonrisa, que hoy vengo a pediros que participéis en nuestra campaña de calcetines de navidad 2012 y que nos ayudéis a llevar la magia de la navidad al hospital infantil de Oxford, para alegrar a un niño enfermo y a su familia. Porque una sonrisa puede mover montañas. Porque todos los momentos, por muy pequeños que parezcan, son importantes y quedan marcados en nuestra memoria para siempre. Hagamos que esos niños, que no tienen más remedio que pasar la nochebuena hospitalizados, recuerden el momento en el que les trajeron un calcetín lleno de regalos en lugar de la estancia en el hospital. Transformemos momentos difíciles creando recuerdos mágicos.

Este es el tercer año consecutivo que organizamos esta iniciativa. Para los que no sabéis de que va, os lo explico brevemente. Cada año hacemos calcetines a mano para que TODOS los niños hospitalizados en Oxford puedan recibir uno en nochebuena. Las enfermeras le dan uno a cada niño que tenga que pasar la nochebuena en el hospital. Los rellenan con regalos donados por tiendas de juguetes. Al día siguiente pasa Papá Noel para repartirle un regalo más grande a cada niño. Es un momento mágico, de celebración, en el que la enfermedad pasa a un segundo lugar, porque no nos olvidemos de que siguen siendo niños aunque estén enfermos. De momento, en los dos años anteriores hemos tenido calcetines para todos los niños y eso me ha hecho extremadamente feliz. 

Hacer un calcetín es tan fácil como coser un botón, no hace falta saber coser. Pueden ser desde muy sencillos hasta más elaborados, dependiendo de la experiencia (y paciencia) de cada uno. Pero os tengo que avisar de una cosa... hacer calcetines es algo adictivo. ¡¡Aquí vino de visita la prima de Sergio y ya ha hecho 5 y va camino de 6!! Os los enseño pronto.

Además, es una actividad que se puede hacer con niños, en grupos, o solos. Mirad lo que ha organizado mi amiga Inés en Mallorca... Me dejó sin palabras. Se me quedá el corazón calentito de ver estas imágenes. ¿No os parece algo maravilloso? Varias generaciones juntas haciendo calcetines. Creo que no puede haber nada mejor. ¡Mil gracias Inés por organizar algo tan hermoso!


Aquí os dejo lo que hace falta y os redirijo a los distintos tutoriales que escribí el año pasado, pero si os surge alguna duda me la podéis dejar en los comentarios. El plazo para que yo reciba los calcetines es el 19 de Diciembre de 2012. Los que reciba después los guardaré para el año que viene.

Esto es lo que hace falta (pincha en las palabras para ir a las páginas correspondientes): 

- ¿Cómo coser el calcetín y hacer las decoraciones? No os olvidéis del bucle en la esquina para poder colgarlos.
- Una dosis de amor (este es el ingrediente secreto)

El año pasado, gracias a Sory, nuestra iniciativa llegó hasta un hospital de la República Dominicana. Sobre esta entrañable historia y sobre los calcetines del año pasado, podéis leer AQUÍ.

Y este es el grupo de flickr que cree el año pasado y donde podéis subir las fotos de los calcetines que vayáis haciendo: Christmas stockings for little stars.

El primer año hicimos un total de 48 calcetines y el segundo 50. A ver si este año podemos llegar a todos los niños enfermos... Lo más importante es que mientras los hagáis disfrutéis de cada puntada, porque sólo tenemos una vida y cada momento cuenta, para ellos, y para nosotros. Enviadle energía positiva y mucho amor a cada niño a través de cada calcetín. Porque la navidad trata justo de eso, de dar amor, especialmente a un niño enfermo.

Si os apetece participar, me podéis dejar vuestro email en los comentarios y os mandaré la dirección donde lo(s) tenéis que mandar. Y si tenéis cualquier duda me la podéis dejar en los comentarios.

Yo ya lo tengo todo listo: el fieltro, los hilos, la aguja, y una dosis de amor. ¿Y tú? ¿Te animas a coser calcetines?